viernes, 30 de marzo de 2012

Nuestra naturaleza puesta en un suelo.

 
Como pueden haberse encontrado por allí, con una bien marcada posición que reprime a quienes modifican el suelo.
Haré una presentación sobre este tema para que se pueda definir qué actitud tomar y que esperar en este aspecto. Comenzare con los que afectan al perfil del suelo desde el punto de vista hídrico y luego desde su composición orgánica e inorgánica.
Avancemos del general al particular en nuestros jardines.
Veamos los posibles casos:
-En una zona rural, donde lo que se realice sobre distintos campos vecinos afecta a todos ellos. Una modificación en el estado natural del suelo debe, considerar las producciones vecinas a demás de la propia.
-En una zona urbana, que como parte de su desarrollo se realizo el trazado de calles, como mínimo.
Compromete a los habitantes de una manzana entre si y a través de los frentes de las propiedades, se relaciona con las demás manzanas. Los zanjados de los laterales de las calles, son cortes en el suelo,  con el fin de dirigir al agua pluvial, actuar a demás, como zonas bajas, ofreciendo una pendiente por la que escurrir el agua del suelo de cada propiedad.
Los desarrollos urbanos incluyen la realización de un estudio del suelo. Que ya se imaginaran, como parte de un ejercicio de una "mente practica", que actúa distraídamente sobre este tema, por encarecer el costo de realización de la obra y porque los usuarios no aprendieron a distinguir más concienzudamente sobre este particular. Esos estudios son para resolver, antes de el establecimiento de alguna población en esos terrenos, cualquier inconveniente hídrico, entre otros.
El más importante y el que nos ocupa, es el que considera la altura relativa de la superficie del suelo y de la capa freática, para que el agua pueda escurrir, de los lotes a las zanjas colectoras de la calle, que luego la sacaran del barrio.
Por efecto de estos “pensamientos cortos de genio” es que nos encontramos, como si fuera natural con inconvenientes luego de alguna intensa lluvia, sean dentro de la propiedad, charcas en el jardín, o como también debajo de la casa que, en algún momento se verán como grietas en las paredes y luego como lugares de presencia de humedad, o en calles que rutinariamente se saturan de agua y los vehículos completan "su amasado" con los vehículos, la interrupción –en la pendiente natural de un terreno debe hacerse con inteligencia- de no ser así -estaremos ante situaciones semejantes a "querer retener agua con las manos”-.
Los movimientos de agua en el suelo responden a tres tipos de actividad principalmente: Una será la evaporación. Otro la lixiviación. Y por último el movimiento en la napa o capa freática. 
La evaporación según sean las diferencias de temperatura y a la acción del viento. Trabaja verticalmente y es ascendente, porque su densidad es menor que la de agua liquida.
La lixiviación trabaja verticalmente y es el agua de lavado del suelo "productivo" obediente de la acción de la fuerza de la gravedad. Cuando el caudal de agua caída, supera a la de absorción de agua por parte del suelo, el agua escurre por su superficie en la búsqueda de un lugar más bajo.
* Estas aguas,  finalmente  aporta caudal a las napas subterráneas. Esto sucede luego de un largo tiempo, porque el suelo suele estar más compactado a mayor profundidad, aunque también se agrieta, principalmente por la labor de las raíces de grandes árboles, y refiriendo siempre de zonas de la llanura pampeana, porque ante la presencia de montañas tendremos suelos rocosos y su naturaleza cambia.
Y la otra es la que llamamos los movimientos de agua en la napa freática, en esta el agua de lluvia escurre, cuando no puede forma charcas por debajo de la superficie hasta volver a escurrirse, en la dirección del curso de algún rio cercano y finalmente al mar.
O sea, cuando un suelo esta saturado de agua tenemos dos corrientes de escurrimiento que pueden o no coincidir, una la veremos en la superficie y la otra estará ubicada en donde el suelo reduce significativamente su capacidad de absolver agua, formándose una superficie de escurrimiento.
Esta, es nuestra capa de" interés", cuando queremos producir un cambio en nuestro jardín o realizar los cimientos de una propiedad.
*Si alguna vez estuvieron a la orilla del rio de la plata y observaron su fondo cuando el agua se retira por la acción de la marea, contaran con una imagen "análoga" al perfil del suelo o a la superficie que puede describir la capa freática en su propiedad. Hace algunos cuantos miles de años nuestra actual “capa freática” era ese “fondo de rio”.
Por esta razón todos pueden haber tenido que rellenar partes del terreno periódicamente y hasta sorprenderse con que siempre se comprime un poco más. Por que en estos casos participan dos de las  propiedad del agua del suelo, que es la de evaporarse tiempo después de la precipitación, durante la cual una molécula de agua que estaba ocupando un espacio se remplaza por parte del suelo, -compresión- ; que puede visualizar una compresión análoga en el adobe de la fabricación de ladrillos, su compresión nos deja aproximadamente el 20% del volumen hidratado. Por esta razón es que pueden escuchar varias veces la expresión de algunos que se refieren con resignación -le di de comer al pozo- ya que deberán poner y volver a por tierra, hasta que logre formar un gran compacto de tierra que tarde tanto en hidratarse, que ya no nos sea posible ver que se contrae por la compresión, con las calles hacemos lo mismo.
Esta es una descripción de un problema frecuente en la urbanidad, puede ser el arrollo Maldonado y enfrente de mi casa, pero siempre estaremos ante las opciones de tratar de retener agua con las manos o con recipiente mejor y recién luego, respondernos, ¿como la dirigimos al mar?
En la próxima presentación abordaremos: ¿Que hacer en nuestros jardines con esto?
Espero les haya servido en algo.
androsan